Palometones a curricán

Afición en la captura

Una de las piezas que genera mucha afición y que se captura en estas fechas es el palometón. Este depredador ataca todo tipo de señuelos artificiales para curricán, aunque también se pueden tentar a spinning con paseantes y poppers.

Por Thomas Komen

SONY DSC

Uno de los modos de aprender a pescar lo da la observación, como seguramente lo han hecho muchos pescadores, con la ayuda de Miguel Sánchez, del Garrote, Antonio Anchuela (“Llobarrete”), Adrián Navarro, Julien Foucher o Daniel Maestre, patrones de chárters de pesca en Catalunya y Valencia.

Posiblemente los cebos que mejor resultado dan son el espetón y la aguja. La pesca con cebo requiere más preparación que la artificial; nos haremos con los espetones y agujas, que son piezas que no encontramos diariamente en las pescaderías. El día que están a la venta conviene comprar suficientes y congelarlos con mucho cuidado uno por uno, separados con un plástico. Así, cuando vamos a pescar, los cogemos del congelador y, en el barco los ponemos en un cubo con agua de mar para que se vayan descongelando.

Algunas claves

Entre los trucos de Miguel Sánchez para presentar los cebos, está el untar las escamas en una bandeja con sal gorda. La sal, no obstante, no debe tocar los ojos del espetón porque de lo contrario, se pierde el reflejo de los mismos y disminuye mucho la atracción del cebo natural.

Una vez descongelados, lo mejor es manipular el cebo con guantes de látex para que no absorban olores. En caso de pasar los montajes por fuera, es recomendable hacerlos con nailon, para que quede lo más desapercibido posible. Se pueden utilizar cametas de acero y pasarlas por dentro del cebo.

Hay pescadores, como por ejemplo, el guía Adrián Navarro, que realiza salidas de pesca en el Delta del Ebro, y recomienda usar lisas (vivas o muertas). Éstas se capturan antes de comenzar la jornada con una red o en el puerto con un trozo de pan.

Otro reconocido pescador en España, Daniel Maestre, usa vivo para esta pesca, pero comenta que en el caso de usar un artificial, escogería alguno parecida a la lisa. La Halco color gris –añade– le ha proporcionado buenos resultados a velocidades de 5 a 7 nudos.

Respecto a los anzuelos, es recomendable usarlos simples, ya que estos se pueden esconder mejor dentro del cebo y el palometón receloso atacará antes un cebo con anzuelos simples que uno con varios anzuelos triples. La segunda razón por la que recomendamos la pesca del palometón con anzuelo simple es que en el momento de quitar el anzuelo es infinitamente más fácil y más rápido. Este hecho multiplica las posibilidades de devolver esta pieza al mar en las mejores condiciones. Los anzuelos se suelen colocar más bien cerca de la cabeza del cebo, ya que el palometón ataca hacia la cabeza. La anjova, contrariamente, ataca el cebo por la cola.

En competiciones es recomendable preparar 25-30 cebos ya montados con anzuelos y congelados por separados. De este modo, en caso de picada se puede cambiar rápidamente el cebo. Se corta el que ha sido atacado y se monta un espetón o una aguja, para la siguiente ocasión.

Para las competiciones, Miguel «Garrote» y su equipo preparan 25 – 30 cebos ya montados con anzuelos y congelados por separado. De este modo, en caso de picada se puede cambiar rápidamente el cebo. Se corta el que ha sido atacado y se monta un espetón o un aguja para la siguiente ocasión.

Otra recomendación es montar unos pulpos artificiales rosas en la boca del cebo natural –igual que para la pesca del marlín y atún– donde colocan un pulpo artificial delante del ballyhoo. Ésta es una técnica practicada por varios de los expertos mencionados más arriba.

A algunos pescadores les funciona usar una “metralleta” de gambas artificiales delante del cebo natural. Además hay otros detalles a considerar como el uso de un hilo de lana roja para simular que un pez está sangrando. A veces ponemos un hilo de unos 10 cm colgando de la boca del cebo.

Los equipos

Para la pesca del palometón a curricán se suelen utilizar equipos ligeros de 20-30-50 libras. Se suele capturar en fondos de unos 15 metros de profundidad, ya que a esta especie le gusta cazar cerca de la costa y en aguas similares a las del Delta del Ebro, la Albufera, en Valencia, etc. Se suele colocar un plomo percha de 250 gr-300gr en la línea para bajarla un poco.

También funciona muy bien utilizar un profundizador para pescar en 5 m – 7 m de profundidad ya que si el palometón no está cazando en superficie, seguro que lo encontramos algo más abajo.

Captura y suelta

El palometón es un animal con un crecimiento muy lento y recomendamos soltarlo después de la captura. Lo mejor es sacarlo del agua con una sacadera, taparle los ojos con un trapo mojado para que no sufra estrés y quitar el anzuelo con cuidado. Es mejor utilizar anzuelos simples que triples, como indicábamos. Trataremos de devolver la pieza lo antes posible a su medio y evitaremos tocar las agallas de esta captura, son muy sensibles. Todo ello bajo el lema: “Guarda la memoria, no el pez”.