10º aniversario de Bovet

BOVET celebra el 10º aniversario de su Manufactura DIMIER 1738 ofreciendo a los coleccionistas una garantía de cinco años

Cuando Pascal Raffy adquirió DIMIER 1738 en Junio de 2006, la Manufactura ya tenía experiencia en el sector de la relojería. El nuevo dueño dedicó seis meses y todas sus energías a transformar, organizar y estructurar lo que pronto se iba a convertir en uno de los centros más importantes de la alta relojería artesanal. Un esfuerzo compartido por todos los artesanos, en constante búsqueda de la excelencia.

Watchmaker - Oiling_Office(sRGB)_4099

La transformación fue tan exitosa que menos de un año más tarde Pascal Raffy y todos los artesanos recibieron en la Manufactura a la prensa internacional para presentar el Récital 1, el primer guardatiempo de la icónica colección DIMIER. Este paso simbólico permitió a Pascal Raffy ofrecer a los artesanos de la Manufactura el primer guardatiempo de una colección dedicada a ellos mismos. Caracterizada por una cajas con cuatro cuernos y una corona tradicional situada a las 3 horas, la colección DIMIER muestra la habilidad técnica y el virtuosismo de los relojeros de la Manufactura.

Pero ante todo, con la adquisición de la Manufactura, Pascal Raffy aseguró a BOVET 1822 el control absoluto sobre su desarrollo y un nivel de calidad que otros fabricantes no podrían garantizar. Más allá de cualquier consideración estratégica o económica, esta independencia es la libertad en la que se basa la excelencia de los guardatiempos BOVET.

Para asegurar una calidad y una fiabilidad ejemplares, ha sido limitado el número de los movimientos y de los guardatiempos manufacturados. Al mismo tiempo, se ha creado un departamento de control de calidad moderno, omnipresente y estricto, que representa un punto crucial en esta nueva estructura.

Los setenta artesanos que trabajan en los distintos talleres de la Manufactura desarrollan cuarenta y una actividades diferentes. Unos datos que dicen mucho del nivel de especialización de la Manufactura. Gracias a este saber hacer incomparable, la Manufactura DIMIER 1738 ha desarrollado y manufacturado cincuenta y nueve calibres diferentes.

La búsqueda constante de la perfección y el espíritu de innovación que animan a los artesanos de la Manufactura, les empujan a depositar continuamente nuevas patentes. Como resultado, ¡en los últimos diez años han sido registrados quince nuevos inventos!

A excepción de los rubíes y de los muelles de los barriletes, todos los componentes de cada movimiento están manufacturados in-house. Para lograr la precisión, la calidad estética y la fiabilidad que caracterizan a los movimientos de la Manufactura DIMIER 1738, han sido necesarias todas las habilidades y las competencias técnicas imprescindibles en la alta relojería artesanal.

Decoration - Hand-Bevelling_Office(sRGB)_4124

Las operaciones de mecanizado, fresado, electroerosión, estampado, corte y rodadura están perfectamente organizadas para asegurar el acabado óptimo de cada componente.

Una prueba de la excelencia de BOVET 1822 en las artes decorativas y en la personalización es el taller de decoración, donde trabajan once artesanos especializados que unen sus talentos para superar continuamente los límites de la perfección.

Además de su estética y fiabilidad, los movimientos DIMIER 1738 son reconocidos por su precisión infalible. Este reconocimiento es bien merecido, puesto que la Manufactura DIMIER es una de las pocas capaces de producir unas espirales tradicionales. Este talento tan codiciado permite alcanzar la mejor calidad y las más altas prestaciones.

Dominando la fabricación de componentes tan complejos como el escape o el órgano regulador al completo, los técnicos de la Manufactura son capaces de ofrecer unos movimientos que corresponden perfectamente a las especificaciones técnicas. Aquí también reside la clave de un control absoluto de la eficiencia energética y de las reservas de marcha tan largas que caracterizan a los movimientos manufacturados por DIMIER 1738.

Para completar este conjunto de habilidades, destaca el virtuosismo de los relojeros responsables del ensamblaje, el acabado y el ajuste de los calibres, que a menudo incorporan numerosas complicaciones. El equipo técnico está compuesto por diez personas, entre las que se encuentran varios relojeros. El tamaño de este departamento permite trabajar con rapidez durante los nuevos desarrollos. El equipo técnico incluye también artesanos especializados en

esferas y cajas, además de los que se encargan de construir los movimientos. Estos artesanos trabajan conjuntamente desde el comienzo de cada nuevo proyecto. Cada guardatiempo se puede considerar como un todo en lugar de una suma de componentes ensamblados.

El trabajo realizado durante sus más de diez años de existencia, han permitido a la Manufactura desarrollar cincuenta y nueve nuevas referencias de movimientos. Independientemente de que indique las horas, los minutos y segundos o muestre numerosas complicaciones como un tourbillon, un calendario perpetuo retrógrado o múltiples husos horarios (para mencionar sólo algunas), cada movimiento recibe la misma atención y el mismo nivel de acabado. Durante este tiempo, el porcentaje de modelos BOVET 1822 dotados de un movimiento DIMIER 1738 ha aumentado de un 30% a un 80%. Se prevé un incremento de esta cifra en los próximos años hasta alcanzar (una cantidad cercana a) un 100% en 2022.

Debido a la excelencia de la Manufactura, varias casas relojeras de prestigio se dirigen a ella para el suministro de componentes específicos o de movimientos completos. Esta excelencia y saber hacer han ido más allá de los límites de la relojería para atender a clientes de la industria médica, electrónica y aeronáutica.

Balance-spring_Office(sRGB)_2900

El camino recorrido durante estos diez años ha permitido a la Manufactura alcanzar un nivel de calidad y de fiabilidad tan alto, que BOVET actualmente ofrece una garantía de cinco años en todos los guardatiempos animados por un movimiento DIMIER 1738. La fiabilidad, la precisión y el dominio de las artes decorativas son los pilares de la alta relojería artesanal y las Maisons dignas de ellas, tienen la obligación de ofrecerlas a sus coleccionistas. Proporcionando una garantía de cinco años, Pascal Raffy y los artesanos de DIMIER 1738 y BOVET 1822 comparten con sus clientes los frutos de diez años de pasión. En esta confianza mutua, el tiempo encuentra su expresión más noble, la misma que ha animado la pasión de los artesanos de la manufactura DIMIER 1738 durante diez años con la promesa de un futuro brillante.

www.bovet.com